En un operativo policial registrado en Quito, agentes de control desarticularon una banda dedicada a robar a hombres después de utilizar escopolamina. Las mujeres capturadas se encontraban en bares donde encontraban a sus víctimas.