La zona donde un derrumbe provocó cinco muertes ha sido devastada por la minería ilegal, al menos 20 hectáreas han sido afectadas por esa actividad. Un equipo de El Noticiero ingresó a esa mina de difícil acceso situada en el cantón San Lorenzo, provincia de Esmeraldas.