Un uniformado de la Policía fue asesinado al estilo sicariato en la Nueva Prosperina, al norte de Guayaquil. Esto posterior a capturar a presuntos delincuentes días previos. El policía había recibido amenazas por parte de un menor de edad