En un operativo binacional rescataron a menores peruanas y ecuatorianas que eran obligadas a prostituirse. Un ciudadano peruano era quien reclutaba a las menores con engaños.