Tres cantones de la provincia del Azuay enfrentan fuertes consecuencias a causa de las fuertes lluvias. Paute, Cuenca y Gualaceo tiene varias familias damnificadas a causa del desbordamientos de ríos.