El cadáver descuartizado y encontrado en un tacho de basura en Quito corresponde a una joven mujer. Según las primeras indagaciones la víctima tenía aproximadamente 24 años y fue asesinada el viernes. Una persona que iba a botar la basura se encontró con la escena.