El proceso de erosión regresiva del río Coca ha causado estragos diez km. Gracias a la construcción de seis diques las afectaciones no han avanzado hacia la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, aunque el riesgo persiste.