Esta es una historia de varias partes pero con un final feliz. El protagonista es el exjugador brasileño Paulo César, quien brilló en la década de los 80 en Liga de Quito y Barcelona; y las circunstancias son 'de película'. El pasado 30 de diciembre, con la ayuda de nuestro periodista Diego Arcos, Paulo César pudo tener su primer contacto en 30 años con sus hermanos, quienes pensaban que Joao Evangelista Santiago Dino, nombre real del exdelantero, estaba muerto.

 

Estaba vivo

 

Paulo César es el cuarto goleador histórico del Ferroviario Atlético Clube de la ciudad de Fortaleza, equipo fundado en 1933. Seguidores del 'Equipo Coral' mantienen viva la historia de su club a través del blog Almanaque do Ferrao, y siendo parte de la historia del Ferrao, Paulo César ha sido nombrado en publicaciones del sitio. En septiembre de 2017 una nota titulada ¿Por dónde anda uno de los mayores artilleros de la historia coral? informaba que el exdelantero se encontraba en Guayaquil tras verlo en un video de un homenaje de la dirigencia de Barcelona SC a glorias del equipo torero.

 

En noviembre el mismo blog daba a conocer que la publicación tuvo repercusiones y que los hermanos de Paulo César querían contactarse con quien pensaban que había muerto. Su hermana, Maria Leda Pires Dino, contó que la última vez que supo de Paulo César fue durante los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 y que la manera de comunicarse era a través de cartas.

 

"El exartillero coral ni siquiera pudo ser informado del fallecimiento de su madre, que intentó a menudo buscar información del hijo, además de la muerte de su hermano llamado Josivaldo Pires Dino. Ahora, casi tres décadas después y ante la sorprendente noticia de que Pablo César está vivo, María Leda y los hermanos María de Fátima y Severino, desean reanudar el contacto", dice la nota del blog.

 

Buscando al hermano perdido

 

Los hermanos de Paulo César buscando información sobre el paradero del exjugador se contactaron vía Twitter con nuestro periodista Diego Arcos, luego de intercambiar correos electrónicos le hicieron conocer su historia, tras eso el presentador de 100xCiento Fútbol empezó a hacer llamadas con el fin de ubicarlo y poder ayudar a que el reencuentro sea realidad.  

 

"Encontrar a Paulo César no fue fácil, yo tenía el número de un vecino de él. Lo llamé, el señor salió de su casa y fue caminando hasta donde estaba Paulo César y le dio el teléfono", contó Arcos.

 

La 'desaparición' del brasileño se dio porque en 1988 extravió su billetera, en ella además de sus documentos estaban anotados la dirección y números de sus familiares, por lo que nunca más pudo contactarse con ellos. Los años pasaron y Paulo César se estableció como un ecuatoriano más, teniendo 3 hijos y 12 nietos. 

 

Luego de la comunicación con Diego Arcos, una de las hijas de Paulo César puso su teléfono a disposición y el 30 de diciembre, a través de Whatsapp, el exjugador de Liga de Quito y Barcelona tuvo una videollamada con su familia en Recife.

 

La llamada

 

Según Almanaque do Ferrao, sus familiares no pudieron contener las lágrimas tras volver a hablar con Paulo César tras 30 años. El protagonista de esta historia recordaba con claridad su infancia en Recife e incluso el nombre de la calle en la que creció junto a sus hermanos, además recordó con mucho cariño al Ferroviarios de Fortaleza.

 

Un reencuentro que tardó años pero que permitió a una familia volver a oír la voz de un hermano al que creían muerto.

 

LM-TC