Los vendedores ambulantes de las playas de Río de Janeiro se enfrentan a una etapa de incertidumbre por la prohibición de circular que ordenó el Gobierno para evitar la propagación del coronavirus.