Largas filas en Quito para colocar los dispositivos en los vehículos para el cobro automático de los peajes.