VIDEO | 'Secuestran' a jugador italiano y se lo llevan del partido en helicóptero

abr. 05, 2019

Ignazio Barbagallo estaba jugando su último partido con la camiseta del Ciudad de Viagrande, equipo de la tercera división de Sicilia, Italia, cuando un helicóptero aterrizó en el campo de juego, durante el cotejo, lleno de hombres armados que estaban allí para secuestrarlo.

El hecho ocurrió este jueves a plena luz del día cuando el equipo se enfrentaba ante el Play Shop Nebrod y fue captado por el público asistente y por los propios "delincuentes", que tenían cámaras en sus cabezas.

Las grabaciones muestran cómo la aeronave descendió en medio de una polvareda producida por las hélices y cómo los 22 jugadores escapan del lugar para refugiarse en los bancos de suplentes. Al mismo tiempo, dos hombres encapuchados y con supuestas armas de fuego bajaron del helicóptero y fueron en búsqueda de Barbagallo.

El ahora exfutbolista, de 54 años, llegó a jugar en la Serie D en equipos como Paterno y Aci San Antonio, aunque sin éxito regresó rápidamente al fútbol amateur, en el que se desempeñó hasta este jueves.

Sus compañeros, rivales, espectadores y árbitros vieron cómo Barbagallo era subido "por la fuerza" a la aeronave y era llevado por los encapuchados en lo que parecía ser un secuestro de película. Sin embargo, todo era parte de una broma.

"La idea nació hace muchos años, cuando tenía 35 años. Durante el partido con Rosolini lo habíamos planeado todo: el piloto, sin embargo, durante la fase de aterrizaje, vio la presencia de la policía de la ciudad y de los carabineros y, aterrado, me dejó en el campo", explicó el jugador en diálogo con el sitio MeridioNews.

Quien manejaba el helicóptero era familiar suyo, Ciccio Barbagallo, y a bordo se encontraba uno de sus amigos, Vittorio Jemma. Además, mientras el resto escapaba, otro de los encapuchados se quedó en el terreno de juego con un cartel que decía "Servicio de eliminación de jugadores terminados".

Según Fox Sports Italia, el equipo no podrá jugar por lo que queda del mes y fue multado con 200 euros, ya que se conoció que el resto de los futbolistas estaban al tanto de lo que iba a suceder.

Por otra parte, parece que el "secuestro" de jugadores no es su único pasatiempo: "Organizamos muchas bodas, transportamos a los novios de la iglesia a la recepción, con música y bailes. En mi granja también tengo dos museos y un huerto muy particular", contó Barbagallo, quien se disculpó por el escándalo provocado.

Fuente: infobae.com