La crisis política de Hong Kong volvió al primer plano cuando parlamentarios de los dos bloques enfrentados, prodemocrático y progubernamental, llegaron a golpes y empujones por la votación de un proyecto de ley.