España e Italia volvieron a dar signos de progresos en su batalla contra el coronavirus que ya deja más de 70 mil fallecidos y esta semana amenaza a Francia y Reino Unido.