El toque de queda en Guayaquil dejó conductores sancionados por no llevar documentos y pese a los controles la delincuencia no para.