Luego de la desarticulación de una banda delincuencial y el decomiso de armas se establece que los sujetos se hacían pasar por policías para cometer sus delitos.