Argentina intenta contener una plaga de langostas que ingresó a fines de mayo desde Paraguay y que podría trasladarse a Uruguay y Brasil.