Un padre habría dormido a sus tres hijas con un medicamento para asfixiarlas y posteriormente también quitarse la vida al sur de Guayaquil.