El confinamiento obligado es aprovechado por las familias para realizar diversas actividades. Muchos realizan pasteles, juegos y hasta reciben cursos online.