Una oración muy emotiva de un niño durante estos momentos difíciles debido a la pandemia del coronavirus.