El sector turístico está invirtiendo en una serie de implementos y mecanismos de seguridad para reducir el riesgo de contagio del coronavirus y así reactivar su actividad.