Una joven chilena había sido acogida en la casa de una familia guayaquileña sin levantar sospechas. Los perjudicados indican que se llevó impresoras de la tienda, electrodomésticos  de la casa e incluso a la mascota.