El Gobierno de Estados Unidos ha presentado una acusación penal contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, responsabilizándolo de tráfico internacional de drogas y ofreció una recompensa de 15 millones de dólares por su captura.