La contaminación se redujo notablemente en Quito desde que se inició la emergencia sanitaria según la Red Metropolitana de Monitoreo Atmosférico.