TC Televisión | VIDEO | El agujero de la capa de ozono alcanza su mínimo histórico: ¿Son buenas noticias?

VIDEO | El agujero de la capa de ozono alcanza su mínimo histórico: ¿Son buenas noticias?

oct. 22, 2019

Patrones climáticos anormales en la atmósfera superior sobre la Antártida limitaron el agotamiento del ozono en septiembre y octubre, lo que resultó en el agujero más pequeño observado desde 1982.

El agujero de ozono anual alcanzó su punto máximo de 6,3 millones de millas cuadradas el 8 de septiembre, y luego se redujo a menos de 3,9 millones de millas durante el resto de septiembre y octubre, de acuerdo con las mediciones satelitales de la NASA y NOAA.

Durante años con condiciones climáticas normales, el agujero de ozono generalmente crece hasta un área máxima de aproximadamente 8 millones de millas cuadradas a fines de septiembre o principios de octubre.

"Es una gran noticia para el ozono en el hemisferio sur", dijo Paul Newman, científico jefe de Ciencias de la Tierra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. "Pero es importante reconocer que lo que estamos viendo este año se debe a temperaturas estratosféricas más cálidas. No es una señal de que el ozono atmosférico esté repentinamente en una vía rápida hacia la recuperación".

El ozono es una molécula altamente reactiva compuesta por tres átomos de oxígeno que se produce naturalmente en pequeñas cantidades. Aproximadamente de 10 a 35 kilómetros sobre la superficie de la Tierra, en una capa de la atmósfera llamada estratosfera, la capa de ozono protege al planeta de la radiación ultravioleta potencialmente dañina que puede causar cáncer de piel y cataratas, suprimir el sistema inmunológico y también dañar las plantas.

El agujero de ozono antártico se forma durante el final del invierno del hemisferio sur a medida que los rayos del Sol que regresan comienzan las reacciones de agotamiento del ozono. Estas reacciones implican formas químicamente activas de cloro y bromo derivadas de compuestos artificiales, informa la NASA.

La química que conduce a su formación implica reacciones químicas que se producen en las superficies de las partículas de nubes que se forman en capas estratosféricas frías, lo que en última instancia conduce a reacciones desbocadas que destruyen las moléculas de ozono. En temperaturas más cálidas se forman menos nubes estratosféricas polares y no persisten tanto tiempo, lo que limita el proceso de agotamiento del ozono.



Fuente: diariovasco / RT