Ecuador recibió $500 millones como parte de un préstamo para enfrentar la emergencia sanitaria