Durante el toque de queda se registraron dos casos de sicariatos en Guayaquil.