Cinco miembros de una familia fallecieron en Quito por inhalación de monóxido de carbono.