Las calles del norte de Quito fueron desinfectadas durante el toque de queda con el propósito de evitar la propagación del coronavirus.