El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, publicó un decreto que autoriza a las empresas a suspender el contrato de sus trabajadores hasta por cuatro meses sin sueldo, esto para enfrentar los efectos económicos del coronavirus y para preservar empleos, según el mandatario.