Vacunas evitaron más de 250.000 casos de covid-19 y 39.000 muertes en EE.UU.

Las vacunas han evitado al menos un cuarto de millón de infecciones por covid-19 entre las personas mayores y decenas de miles de muertes solo entre enero y mayo de este año, según un nuevo informe publicado este martes por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS).

El informe, elaborado por investigadores de la Oficina del Subsecretario de Planificación y Evaluación del HHS, revela que la vacunación de los beneficiarios de Medicare está relacionada con la reducción de unas 265.000 nuevas infecciones por covid-19, 107.000 hospitalizaciones y 39.000 muertes en ese periodo de tiempo.

Las personas mayores son el grupo demográfico más vacunado en Estados Unidos. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), más del 94% de las personas mayores han recibido al menos una dosis de la vacuna covid-19. Incluso en estados como Alabama, donde la aceptación de la vacuna ha sido lenta, los mayores son los más vacunados de todos los grupos de edad.

Las personas mayores se han visto especialmente afectadas por la pandemia. Casi el 80% de las muertes por covid-19 se han producido entre personas de 65 años o más. Pero estudios anteriores demostraron que las vacunas funcionan. Las personas totalmente vacunadas en este grupo de edad vieron reducido el riesgo de hospitalización en un 94%.

Si se observan los datos a nivel condado en 48 estados -los investigadores tuvieron que excluir los datos de Texas y Hawai debido a las limitaciones de los informes-, se produjo un descenso de entre el 11 y el 12% en las hospitalizaciones y muertes semanales por cada aumento del 10% en las tasas de vacunación en cada condado entre enero y mayo, dijo el HHS. Cuando todos los adultos tenían tasas de vacunación elevadas en una zona, y no solo las tasas elevadas entre los mayores, la protección era aún mayor.

El impacto positivo de las vacunas se observó en todos los grupos raciales y étnicos y en los 48 estados en los que se disponía de investigación. El HHS estima una reducción de 29.000 infecciones y casi 4.600 muertes entre los beneficiarios negros de Medicare y un número similar entre los beneficiarios hispanos. Para las personas que se identifican como asiáticas, las vacunas evitaron 7.600 infecciones y 1.400 muertes.

Según el informe, las vacunas marcaron la mayor diferencia a la hora de evitar muertes y hospitalizaciones entre las comunidades de nativos de Alaska e indios americanos, con una reducción estimada del 21% de las infecciones, en comparación con el 18% entre la población blanca, y una reducción del 25% en el número de muertes entre los nativos de Alaska e indios americanos, en comparación con el 22% entre los blancos.