TC Televisión | Uruguay abandona la cuarentena buscando el equilibrio entre la salud y la economía

Uruguay abandona la cuarentena buscando el equilibrio entre la salud y la economía

may. 05, 2020

El sector de la construcción en Uruguay se suspendió desde el 24 de marzo hasta el 13 de abril para prevenir la propagación del COVID-19, razón por la cual se le otorgó a los trabajadores un sueldo para irse de vacaciones sanitarias. Cuando se reabrió la actividad no hubo una explosión de casos positivos, todo lo contrario: la semana pasada se realizaron test aleatorios a los trabajadores y en líneas generales, los resultados fueron en su mayoría negativos. La industria de la construcción da trabajo a 100 mil personas desde el arquitecto hasta los albañiles, lo cual pone al gobierno del presidente Luis Lacalle Pou en un escenario optimista para planear el retorno a diversas actividades económicas y sociales con gradualidad y vigilando que no se deterioren los indicadores de salud comentados. Según explica Infobae el economista Javier Haedo, “la estrategia implica ir hacia una nueva normalidad de manera progresiva y gradual”.

De algún modo, se trata de un proceso dinámico, que permitirá ir más rápido si los resultados son buenos y se podrá frenar o revertir, si empeoran. “Entiendo razonable esta estrategia de modo de evitar una profundización y extensión de una recesión que está siendo severa, con la consiguiente pérdida de empleos y empresas. Hay que tratar de evitar la destrucción del capital que tiene la sociedad en sus trabajadores y en sus empresas”, dijo Haedo que fue Director de OPP y Sub Secretario del MEF en el gobierno de Lacalle (1990-1995).

Tengamos en cuenta que Lacalle asumió la presidencia del país trece días antes de que comenzara la pandemia del coronavirus. Al igual que todos los presidentes del mundo está tomando el examen más difícil que podría atravesar un líder, sumado a tener que enfrentarse al peor enemigo en su propio territorio. No hay dudas que cada uno tiene su propio estilo y plan pero todos serán juzgados por la cantidad de infectados y muertos hasta que se derrote el virus.

Con más 3,5 millones de casos positivos y 250.000 muertes en el mundo a causa del COVID-19, el gobierno uruguayo tomó una postura diferente en cuanto a la “cuarentena obligatoria”. Ni Jair Bolsonaro, Presidente de Brasil, que desestimó el distanciamiento social en el mundo y las cifras lo convirtieron en el país de América Latina con mayoría de afectados y fallecidos, ni Angela Merkel, la canciller alemana que en todo momento se mostró como una científica al luchar contra la pandemia. La postura del presidente uruguayo fue cuidadosa y su estrategia ha sido la de hacer sintonía fina entre salud y economía, evitando la cuarentena obligatoria y apelando a la responsabilidad de la población. Hasta ahora ha obtenido buenos resultados con más recuperados que contagiados y 17 muertes en total.

Fuente: Infobae