TC Televisión | Un juez promovido por Trump amenazó a un niño de 2 años con soltar a un perro si no guardaba silencio…

Un juez promovido por Trump amenazó a un niño de 2 años con soltar a un perro si no guardaba silencio en la corte

sept. 12, 2019

Un juez de inmigración amenazó a un niño migrante de dos años con soltar a un perro, que aseguró estaba en su oficina, para que lo atacara si no guardaba silencio en el tribunal.

El pequeño, de origen guatemalteco, hacía los ruidos normales que hace un niño de su edad mientras asistía a su proceso de deportación, reportó el sitio Mother Jones en su página digital.

“Un juez amenazó a un migrante de 2 años con un perro. Trump acaba de promocionarlo”, escribió la publicación en su cuenta de la red social Twitter.

Señala el reporte que el juez V. Stuart Couch, un exinfante de marina conocido por tener mal carácter, se encontraba cada vez más frustrado por los ruidos del niño. De pronto apuntó al menor con el dedo y exigió que se callara.

“Cuando el niño no obedeció su orden, comenzaron las amenazas”, cuenta la publicación. “Tengo un perro muy grande en mi oficina, y si no te callas, ¡saldrá y te morderá!", gritó Couch.


Tras el llamado de atención y la amenaza, el juicio continuó. El pequeño recibió la orden y la amenaza del juez por medio de un intérprete en español. “¿Quieres que vaya a buscar al perro? Si no dejas de hablar, sacaré al perro. ¿Quieres que te muerda?”, tradujo el empleado.

Mother Jones añade que Couch continuó gritándole al niño guatemalteco de dos años durante toda la audiencia cada vez que se movía o hacía algún ruido.

Kathryn Coiner-Collier, la única observadora independiente en la sala de la corte ese día, dijo que se quedó totalmente sorprendida por la amenaza que Couch le hizo al pequeño.

La publicación detalla que algunas veces se vieron perros del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en el edificio de la corte, y era completamente plausible para Coiner-Collier que los perros pudieran haber estado en el lugar aquel día.

Coiner-Collier, quien ocupaba el cargo de coordinadora del Centro de Ayuda Legal de Carolina del Norte en Charlotte, un grupo que asiste a inmigrantes sin recursos para defender sus derechos de permanencia en Estados Unidos, dijo que "apuntó con toda rapidez" todo lo que decía el juez al pequeño.

Poco después, la activista escribió una declaración jurada donde detalla el diálogo ocurrido en el tribunal y la amenaza. El medio cuenta que Kenneth Schorr, director ejecutivo del Centro, presentó una queja al Departamento de Justicia en abril de 2016.

"Estaba indignado", dice Schorr sobre el conocimiento de las amenazas. "He practicado la abogacía durante más de 40 años y nunca he experimentado una conducta judicial tan mala".

Coiner-Collier dice que el juez Deepali Nadkarni, jefe de Couch, la entrevistó varias veces sobre la declaración jurada y le dijo que era correcta.

Schorr, por su parte, dijo que Nadkarni le indicó que todo en la declaración jurada fue corroborado por la investigación interna. Y que el jefe del juez que amenazó al pequeño le escribió en junio de 2016 para decirle que: “el juez Couch reconoció que no manejó la situación adecuadamente y me aseguró que no volverá a ocurrir".


A juicio de Schorr, el juez Couch no debió haber permanecido en el puesto después de su amenaza de llamar a un perro para que atacara a un niño de dos años por hacer ruido en la corte.

Sin embargo, y contra todo pronóstico, Couch recibió una recompensa. En agosto, el gobierno de Trump lo promovió junto a otros cinco jueces a la Junta de Apelaciones de Inmigración del Departamento de Justicia (BIA), que a menudo tiene la última palabra sobre si los inmigrantes son deportados o no.

Estos seis jueces son quienes rechazan las solicitudes de asilo a una tasa mucho más alta que el promedio nacional.

Mother Jones dice que el juez Couch otorgó solo el 7.9% de las solicitudes de asilo entre 2013 y 2018, en comparación con el promedio nacional de aproximadamente el 45%. Y agrega que antes de convertirse en juez de inmigración, Couch se desempeñó como fiscal militar y atrajo la atención generalizada por negarse procesar a un detenido en Guantánamo porque había sido torturado.

Fuente: univisión