TC Televisión | Últimas palabras del hombre ejecutado por secuestro y asesinato en Texas

Últimas palabras del hombre ejecutado por secuestro y asesinato en Texas

ago. 22, 2019

Larry Swearingen, un reo de 48 años que estaba en el pabellón de la muerte en Texas desde hace casi dos décadas por el asesinato de una estudiante de 19 años en 1998, recibió la inyección letal este miércoles alrededor de las 6:35 pm, hora local, según informó el Departamento de Justicia Penal del estado.

El prisionero clamó su inocencia durante años, pero las evidencias con las que contaba la fiscalía pesaron más que sus testimonios. Fue una larga batalla legal en la que su defensa logró que se pospusiera su ejecución en cinco ocasiones.

El último intento de los abogados por frenar su ejecución, programada para este miércoles, fue infructuoso. La Corte Suprema negó una apelación de último momento y la decisión se conoció minutos antes de la hora fijada para que entrara en la cámara de la muerte.

El pasado viernes, el Tribunal de Apelaciones de Texas también había negado su solicitud de suspender la ejecución.

"Señor, perdónalos. No saben lo que están haciendo", fueron las últimas palabras de Swearingen, quien fue pronunciado muerto a las 6:47 pm, según reporta la agencia noticiosa AP.


La historia del asesinato

El 8 de diciembre de 1998, Melissa Trotter, de 19 años, desapareció de lo que actualmente es el campus de Lone Star College, cerca de The Woodlands al norte de Houston. Después de semanas de intensa búsqueda por parte de autoridades, voluntarios, amigos y familiares, el cuerpo de la joven fue encontrado por un grupo de cazadores en el Parque Nacional Sam Houston el 2 de enero de 1999.

De acuerdo con las investigaciones, Larry Swearingen, se convirtió en sospechoso luego de ser visto en un video de vigilancia hablando con Trotter el 6 de diciembre, dos días antes de que ella desapareciera. En ese momento hicieron planes para salir a comer.

Swearingen y Trotter fueron vistos juntos en la biblioteca de la universidad el día de la desaparición de la adolescente. Después, un profesor vio a Trotter salir de la escuela con un hombre.

La fiscalía logró demostrar que Swearingen estranguló a Trotter y arrojó su cuerpo entre matorrales. Investigadores encontraron parte de una prenda de la víctima en la casa del hombre, así como rastros de fibra de su ropa y cabellos dentro de su vehículo.

La esposa del asesino testificó que la noche del 8 de diciembre, al llegar a casa, encontró el lugar desordenado y en medio de todo había un encendedor y unos cigarrillos que luego se demostró que pertenecían a Trotter.

Fuente: univisión