TC Televisión | Trump y China seguirán peleando con aranceles más allá de 2020

Trump y China seguirán peleando con aranceles más allá de 2020

ago. 13, 2019

La guerra comercial entre Estados Unidos y China se ha intensificado drásticamente en los últimos días , lo que aumenta el riesgo de que la agresiva batalla se prolongue más allá de las elecciones presidenciales de 2020.

Goldman Sachs advirtió recientemente a sus clientes que un acuerdo comercial “ahora parece muy lejano” debido a que los funcionarios en Washington y Beijing están “adoptando una línea más dura”.

La firma de Wall Street dijo que el resultado más probable es que no se alcance un acuerdo antes de las elecciones de 2020 y que los aranceles del 10% que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó con imponer sobre 300,000 millones de dólares (mdd) en productos estadounidenses permanecerán en vigor el día de las elecciones.

Si es precisa, la predicción sugiere que la economía global, que ya está sufriendo, enfrentará un periodo prolongado de incertidumbre y aranceles que frenarán aún más el crecimiento. La naturaleza intermitente y recurrente del conflicto comercial entre las dos economías más grandes del mundo está minando la confianza empresarial y dificulta que las empresas sepan cómo y cuándo invertir en el futuro.

Trump podría haber decidido que sus posibilidades de reelección podrían verse impulsadas al consolidar la opinión de que está haciendo todo lo posible para que China juegue de manera justa en el comercio.

Trump percibe que la economía de Estados Unidos es lo suficientemente fuerte como para soportar incluso aranceles del 25% en todos los sectores de productos que importamos de China.


La guerra comercial ha entrado ahora en una fase nueva y más peligrosa, alarmando a los inversores de todo el mundo

Muchos inversionistas y presidentes ejecutivos concuerdan con las quejas del gobierno estadounidense sobre las tácticas comerciales de China, incluido el uso de barreras comerciales no arancelarias y el robo de propiedad intelectual. Sin embargo, existe una creciente inquietud por el uso de aranceles por parte de Trump como herramienta de negociación.

El 1 de agosto, Trump prometió imponer aranceles por primera vez a una amplia franja de bienes de consumo importados de China, incluido calzado, productos electrónicos y juguetes.

China respondió el lunes pasado anunciando que sus compañías han detenido las compras de productos agrícolas estadounidenses y permitiendo que su moneda caiga bruscamente a su nivel más débil en más de una década.

El gobierno de Trump disparó otro tiro el lunes por la tarde al etiquetar a China como un manipulador de divisas, una medida simbólica que aumentó aún más las tensiones.

A medida que esa rivalidad se desarrolla, la economía global está sufriendo las consecuencias. La desaceleración de la actividad manufacturera ha empeorado a medida que la guerra comercial se ha profundizado.

Fuente: CNN