Trump enfrenta los primeros obstáculos para reelegirse

mar. 12, 2019

El presidente Donald Trump está recibiendo las primeras señales de advertencia sobre algunos de sus argumentos sobre inmigración, economía y Corea del Norte, los cuales son fundamentales para su mensaje de reelección de 2020.

Las complicaciones en cada una de esas áreas políticas amenazan con socavar la narrativa de un éxito sin precedentes que el presidente ha tejido en sus primeros dos años en el cargo y están impulsando el debate político mientras la administración revela su presupuesto el lunes.


Un informe mensual de empleos más pobre de lo esperado

Este viernes genera preocupación sobre que el fuerte crecimiento económico que usa Trump como argumento para su reelección en realidad esté cayendo, algo que debería preocupar al presidente ya que es una métrica crítica.

Pero su promesa política fundamental de eliminar el déficit comercial de Estados Unidos sufrió un duro golpe con cifras que muestran que la brecha entre las importaciones y la cantidad de bienes y servicios que el país vende en el extranjero ha aumentado 100,000 millones de dólares desde que asumió el cargo, a pesar de dos años de su políticas arancelarias "América Primero", destinadas a revitalizar la manufactura estadounidense.

Las señales de que Corea del Norte podría estar preparando un lanzamiento de misiles o satélites y la continua expansión de un arsenal atómico socavaron las afirmaciones del presidente de que su audaz contacto con este aislado estado ha puesto fin a su amenaza nuclear.

Trump ha afirmado frecuentemente que preside la "mayor economía de la historia de su país"

Trump ha afirmado frecuentemente que preside la "mayor economía de la historia de su país"

Trump parece sensible a los puntos débiles de su discurso político, y pasó el fin de semana tuiteando testimonios sobre la economía de los aliados y acusando a los periodistas de distorsionar los éxitos de su presidencia.

"A pesar de los medios de comunicación más hostiles y corruptos en la historia de la política estadounidense, la administración Trump ha logrado más en sus primeros dos años que cualquier otra administración. ¡Jueces, los mayores recortes de impuestos y regulaciones, mejor economía, menor desempleo y mucho más! " Trump escribió.

"Más personas están trabajando hoy en los Estados Unidos, 158,000,000, que en cualquier otro momento en la historia de nuestro país. ¡Eso es una gran noticia!", agregó.

La buena noticia para Trump es que la elección, –que parece estar en su mente cada vez más–, está a 20 meses, y ninguna de las complicaciones emergentes se consolidará en el imprevisible periodo político que se avecina. En su raíz, las elecciones presidenciales se desarrollan como un choque entre dos visiones políticas y personalidades que compiten entre sí, así como una competencia entre plataformas de políticas rivales. Una de las grandes preguntas de la carrera presidencial demócrata es cómo el candidato final manejará la disposición del presidente para entender la campaña de la tierra arrasada.

Sin embargo, los desafíos al mensaje de la reelección de Trump no ocurren en el vacío. Tiene muchos otros problemas políticos que se avecinan y se enfrenta a una batalla sin precedentes en varios frentes con los demócratas de la Cámara de Representantes que han iniciado investigaciones sobre casi todos los aspectos de la vida, la carrera política y los negocios de Trump.


Desigualdad salarial y avaricia, las verdaderas emergencias en EU

La forma en que Trump ha posicionado a su presidencia, –premiando su viabilidad política con el ferviente apoyo de su base–, significa que está aislado en cierta medida de los reveses de la fortuna. Pero un argumento de reelección erosionado también podría amenazar sus esfuerzos por recuperar a los votantes más moderados en los distritos que ayudaron a los demócratas a ganar las elecciones de mitad de período el año pasado.

Los posibles obstáculos en el camino para la reelección de Trump también ayudan a explicar el entusiasmo con que los republicanos se han apoderado de los crecientes dolores de la nueva mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, dando un vistazo a los ataques punzantes que complementarán la narrativa de 2020 del éxito de Trump. Muchos estrategas republicanos creen que una carrera percibida por los demócratas hacia la izquierda podría dar al Partido Republicano la mejor oportunidad de mantener la Casa Blanca en 2020.

Ese argumento fue ejemplificado por la representante de Wyoming, Liz Cheney, presidenta de la conferencia republicana de la Cámara de Representantes, en el programa "Meet the Press" de la NBC el domingo.


Los ataques de Trump contra servicios de inteligencia preocupan a republicanos

"Se han convertido en el partido del antisemitismo, el partido del infanticidio, el partido del socialismo. Han aprobado leyes que violan la Primera Enmienda, la Segunda Enmienda", dijo Cheney.

Todos los presidentes de primer mandato se enfrentan al dilema de cómo conciliar las promesas que hicieron para ganar el cargo con un recuento de las victorias y pérdidas que conlleva la búsqueda de mantener sus puestos de trabajo.


Los números causan preocupación

Una larga serie de datos de empleo récord que ayudaron a llevar la tasa de desempleo al nivel más bajo en medio siglo se sacudió el viernes con la publicación de las últimas cifras mensuales, que muestran que solo se crearon 20,000 puestos en febrero, muy por debajo de las expectativas.

Cualquier informe negativo de empleo podría ser una anomalía. Y la economía está sana después de una mala racha de más de una década, desde la Gran Depresión, cruzando por las presidencias de Obama y Trump. Los salarios también han aumentado recientemente.

Pero cualquier señal de que el motor económico haya alcanzado su punto máximo podría ser una mala noticia para un presidente que se postula para la reelección, incluso si cualquier desaceleración del ritmo es relativa.

EU se desacelera y aumentan los pronósticos de una recesión

EU se desacelera y aumentan los pronósticos de una recesión

El fracaso de Trump en alcanzar un acuerdo con el líder norcoreano Kim Jong Un en su segunda cumbre en Vietnam el mes pasado fue un golpe para la misión de política exterior más importante del presidente. La Casa Blanca rechazó las críticas sobre la falta de progreso en las dos reuniones al argumentar que el cese de las pruebas nucleares y de misiles de Corea del Norte ha sido una importante victoria en sí misma.

Pero las advertencias de los analistas basadas en imágenes satelitales de que Pyongyang podría estar preparándose para lanzar un misil o cohete espacial pronto, amenazaron con socavar incluso esa narrativa de éxito limitado.

La semana pasada, Trump dijo que estaría "muy decepcionado si eso sucediera", aunque subrayó que el informe era una evaluación muy temprana.

El trabajo de restauración en el sitio de lanzamiento podría ser solo una táctica de negociación para Kim después del fracaso de la cumbre y la última ronda de las últimas tendencias de los norcoreanos. Pero sí muestra los peligros de invertir tanto capital político y electoral en una iniciativa diplomática con los impredecibles norcoreanos.


También hay desafíos que se avecinan para Trump en otro de sus temas clave: la inmigración

Aduanas y Protección Fronteriza advirtieron la semana pasada que más de 76,000 personas fueron detenidas cruzando ilegalmente la frontera sur o sin los documentos adecuados en febrero, el número más alto en febrero de los últimos 12 años.

La administración utilizó las cifras para argumentar que la crisis de inmigración que Trump ha proclamado en un esfuerzo por ganar apoyo para su muro fronterizo está empeorando . Pero los críticos argumentan que su fijación en un muro no tiene en cuenta que el problema real está en un sistema abrumado por las solicitudes de asilo presentadas en los puertos de entrada.

Trump, sin embargo, señaló que su muro fronterizo será un pilar de su estrategia política en el futuro, a pesar de que no logró sacar la barrera del Congreso, un punto muerto que lo llevó a declarar una emergencia nacional en materia de inmigración.

La Casa Blanca pide al Congreso 8,600 millones para el muro del nuevo presupuesto lo que provocó una rápida respuesta de los demócratas al comienzo de un nuevo enfrentamiento sobre la inmigración, luego del drama de cierre del gobierno del año pasado.

"El Congreso se negó a financiar su muro y se vio obligado a admitir la derrota y reabrir el gobierno. Lo mismo se repetirá si lo intenta de nuevo. Esperamos que haya aprendido su lección", la Presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y el líder de la minoría del Senado Demócrata Chuck Schumer dicho en un comunicado conjunto el domingo.

Fuente: xpansion.mx