Terremoto en México: ¿Por qué se vieron luces en el cielo? | TC Televisión

Terremoto en México: ¿Por qué se vieron luces en el cielo?

El terremoto de magnitud 7,1 en la escala de Richter que sacudió el centro de México este martes, dejó al menos una persona fallecida y múltiples daños materiales en Acapulco y el Estado de Guerrero, pero además dejó ver brillantes destellos en el cielo conocidos como “luces de terremoto”.

Los videos en redes sociales dan cuenta de la magnitud del sismo y de la sorpresa de quienes presenciaron extraños destellos en el cielo. Las “luces de terremoto” han sido documentadas desde los años 1600, según un informe de la Asociación Sismológica de Estados Unidos. El fenómeno lumínico se produce por el choque de las capas tectónicas, las cuales generan una carga eléctrica.

Expertos consultados por diario EL PAÍS coinciden en que el fenómeno se debe a la liberación de energía antes, durante y después del temblor. La luz que ha podido observarse sobre el cielo de Ciudad de México y Guerrero; aparece sobre las áreas donde hay estrés tectónico, actividad sísmica o erupciones volcánicas.

“La interacción del movimiento del suelo con la atmósfera es real. Hay registros que muestran que con un sismo se pueden producir perturbaciones dinámicas y señales electromagnéticas”, explica Víctor Manuel Cruz, sismólogo del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), al medio citado.

Cuando una onda sísmica golpea el suelo y se produce una falla, la fricción generada con algunas rocas como el basalto, pueden provocar en su superficie corrientes eléctricas que se expulsan a la superficie. En ese momento aparecen las descargas que se aprecian en el cielo. De hecho, la gama de colores que puede apreciarse, según los registros históricos, va desde los tonos azules, violetas o blancos, mismos que las corrientes eléctricas.

El gobernador del sureño estado de Guerrero, Héctor Astudillo, informó de que una persona falleció por la caída de un poste de la luz en el municipio de Coyuca de Benítez como consecuencia del sismo, sin que se hayan reportado por ahora daños de consideración ni más víctimas.

El terremoto de este martes sucedió en la misma fecha -7 de septiembre- en la que acaeció un terremoto de 8.2 en la localidad mexicana de Chiapas, en 2017, hace cuatro años. Este fenómeno natural tuvo su epicentro en el Golfo de Tehuantepec y afectó principalmente los estados de Oaxaca y Chiapas, donde 98 personas perdieron la vida, 78 de ellas en Oaxaca, 16 en Chiapas y cuatro en Tabasco.

Lo más reciente