Tenía un fuerte dolor y descubrieron un celular en su intestino

Un caso insólito ocurrió en una cárcel de Egipto, luego de que un preso se quejara de un fuerte dolor de estómago y al momento de ser atendido, descubrieron un celular alojado en su intestino.

Con el fin de burlar los controles y poder contar con este dispositivo al interior de la cárcel, Mohamed Ismail Mohamed tragó un celular cubierto con un plástico. No obstante, no saldría como él esperaba.

Su cuerpo, evidentemente, comenzó a rechazar este cuerpo extraño en su interior y comenzó a sentir fuertes dolores en la zona abdominal.

Ya cuando el dolor se volvio intolerable, pidió ayuda. Se le realizó una tomografía computarizada, descubriendo que tenía un celular obstruyendo las vías intestinales.

Ladrón roba celular a mujer experta en artes marciales: "Le golpeé la cabeza y le seguí pegando"

Imagen: Relacionada a la noticia

En consecuencia, debieron realizar una intervención quirúrgica de emergencia. ¿La sorpresa? Este celular se lo había tragado hace más de seis meses.

De acuerdo al relato del recluso, era una práctica habitual, pero que esta vez no logró expulsarlo como usualmente ocurría, quedando alojado en el interior de su cuerpo.

Según los médicos que participaron en la operación, esto pudo haber acarreado peores consecuencias para el recluso. En tanto, aseguran que el plástico le protegió.

Podría haber provocado una obstrucción o hinchazón intestinal, y podríamos haber tenido que extirpar parte del intestino, pero afortunadamente esto no ocurrió”, explicó a Sky News Arabia uno de los médicos.