Tenía dolor abdominal, fue al hospital y tuvo a su primer hijo | TC Televisión

Tenía dolor abdominal, fue al hospital y tuvo a su primer hijo

A Leidy Fernanda Jaramillo, de 25 años, la cigüeña le dejó una sorpresa. La mujer pasó meses creyendo que tenía dolores abdominales, hasta que dio a luz a un bebé. El insólito caso se registró en Bogotá, Colombia.

La joven se controlaba con una inyección anticonceptiva y decía que le llegaba la menstruación, por lo que un embarazo era casi imposible, hasta que, el pasado 31 de enero, nació Nicolás. Así lo contó al diario El Tiempo, donde dio detalles de cómo llegó su primer hijo sin esperarlo.

Durante los últimos dos años, estaba enfocada en su carrera universitaria y en su trabajo como vendedora de seguros funerarios. Su relación con Andrés Sánchez marchaba muy bien y ambos tenían planes para adquirir una vivienda, de allí la necesidad de postergar la llegada de los hijos hasta conseguir esa estabilidad.

Los anticonceptivos activaron cambios hormonales en la mujer, algunas molestias mensuales, un poco de inflamación abdominal, dolor de cabeza y, el año pasado, en plena pandemia, algunos episodios de mareo.

Justo por la crisis desatada por el coronavirus, la pareja perdió sus empleos, lo que afectó a Leidy emocionalmente. Para más, no acudía a controles médicos porque mensualmente veía algo muy parecido a la menstruación.

Lo único nuevo en su rutina fue un cambio en la marca del anticonceptivo que se inyectaba debido a la escasez de medicinas. "Desde que me cambiaron la inyección yo sentía que todo seguía igual, incluso los mareos eran mayores y, por ejemplo, un mes mi menstruación era escasa y al otro era normal, mi peso seguía siendo el mismo, pero de un momento a otro me desmayaba sin motivo alguno”, recordó Leidy al diario colombiano.

Por insistencia de su pareja al verla pálida y débil, buscó citas médicas o la realización de exámenes, pero las restricciones por la pandemia retardaron la concreción de un control más serio.

Segura de que sus síntomas eran consecuencia del nuevo anticonceptivo, siguió su vida sin sospechar que un bebé estaba creciendo en su vientre. El día del parto llegó al hospital por un dolor muy fuerte y mientras tomaba una muestra orina en el baño sintió una contracción.

Entonces Nicolás asomó su cabeza y ella tomó fuerzas para abrir la puerta y gritar. Fue un parto rápido. Leidy apenas lo podía creer.

“Yo entré casi que corriendo, y fue cuando la vi ahí con eso en las manos, pero resultó que eso era un bebé, no lo podía creer, es que no le teníamos nada, ni ropa, ni pañales, nada”, dijo Andrés Sánchez, padre de Nicolás, quien nació sano.

Según el ginecólogo obstetra Alejandro Bautista, consultado por El Tiempo, "entre el 3% y el 1% de las mujeres embarazadas presentan lo que llamamos pseudomenstruación, quiere decir que siguen teniendo un ciclo de sangrados pequeños mes a mes, pero no es una menstruación común y corriente".

Lo más reciente