Talibanes cierran los colegios para las mujeres en Afganistán
Autor:

Redacción Digital

Los talibanes ordenaron este miércoles el cierre de las escuelas secundarias para niñas en Afganistán, apenas unas horas después de su reapertura. Los dirigentes islamistas volvieron a mandarlas a casa en un repentino giro de política que provocó confusión.

"No estamos autorizados a comentar esto", dijo por su parte el portavoz del ministerio de Educación, Aziz Ahmad Rayan.

Un equipo de la AFP estaba en el colegio Zarghona de Kabul, uno de los mayores centros de enseñanza de la capital, cuando un profesor entró y ordenó a todas volver a casa. Alicaídas, las estudiantes recogieron sus cosas entre lágrimas y marcharon.

"Veo a mis estudiantes llorar y reacias a dejar la clase", dijo Palwasha, una profesora en el colegio de mujeres Omra Khan de Kabul. "Es muy doloroso ver a tus estudiantes llorar", añadió.

La enviada de Naciones Unidas, Deborah Lyons, consideró que las informaciones del cierre eran "perturbadoras". "Si es verdad, ¿cuál puede ser la razón?", tuiteó.

Cuando los talibanes tomaron el poder en agosto, las escuelas estaban cerradas por la pandemia del covid-19, pero solo los chicos y las chicas de educación primaria pudieron retomar las clases dos meses después.

La comunidad internacional hizo del acceso de las mujeres a la escolarización un punto fundamental en las negociaciones sobre la ayuda y el reconocimiento del régimen islamista, que en su anterior mandato (1996-2001) había prohibido la educación a las mujeres.

Los talibanes aseguraban que necesitaban tiempo para garantizar que las chicas de entre 12 y 19 años de edad estuvieran bien separadas de los chicos y que los centros funcionaran según los principios islamistas.

"No abrimos las escuelas para complacer a la comunidad internacional ni para ganarnos el reconocimiento del mundo", aseguró a AFP Aziz Ahmad Rayan, portavoz del Ministerio de Educación.

"Lo hacemos en el marco de nuestra responsabilidad de aportar educación y estructuras educativas a nuestras alumnas", añadió.

Muchas alumnas estaban deseosas de volver, aunque fuera con rigurosos códigos de vestimenta que les obligaban a cubrirse casi todo el cuerpo. "Ya estamos con retraso en nuestro estudios", se quejaba Raihana Azizi, de 17 años.