"Señor, líbranos de la tentación de querer salvar nuestra reputación y a nosotros mismos; ayúdanos a asumir la culpa"

feb. 22, 2019

La Iglesia Católica Romana debe reparar los “fracasos sistemáticos” que permitieron que el abuso sexual echara raíces en todo el mundo y los obispos deberían comenzar a vigilar su comportamiento, dijeron el viernes, 22 de febrero, los principales cardenales del encuentro.

Los cardenales Blase Cupich de Chicago y Oswald Gracias de Mumbai hablaron en el segundo día de una conferencia de unos 200 altos funcionarios de la Iglesia convocados por el Papa Francisco para enfrentar lo que él llamó el flagelo de los abusos sexuales por parte del clero.

Lea también: VIDEO | El Papa: "Escuchemos el grito de los pequeños que piden justicia" por abusos sexuales

“El año pasado nos enseñó que las fallas sistemáticas de los clérigos de todos los rangos responsables se deben en gran medida a las fallas en la forma en que interactuamos y nos comunicamos entre nosotros”, dijo Cupich.

Varios aspectos de la crisis de abuso sexual hicieron de 2018 el peor año para el Papa desde su elección en 2013.

En Chile, los 34 obispos ofrecieron sus renuncias por un escándalo nacional; el viaje de Francisco a Irlanda arrojó una nueva luz sobre décadas de abuso en un país que fue muy católico y un informe condenatorio en Pensilvania reveló que los sacerdotes habían abusado sexualmente de unas 1.000 personas durante siete décadas solo en ese estado de Estados Unidos.

La semana pasada, Theodore McCarrick, que alguna vez fue un poderoso cardenal en la Iglesia de Estados Unidos, fue expulsado del sacerdocio después de que el Vaticano lo declarara culpable de abuso sexual de menores y adultos durante décadas.

La Iglesia tuvo que “enfrentar los crueles y graves errores del pasado de algunos obispos y superiores religiosos al abordar los casos de abuso sexual por parte del clero, y el discernimiento para comprender cómo establecer la responsabilidad justa por estos fracasos masivos”, dijo Cupich.

Al inicio de la reunión el jueves, cinco víctimas contaron historias dolorosas de abuso y encubrimiento y el Papa dijo que podían esperar que surgieran medidas concretas a partir de este encuentro.

La conferencia termina el domingo cuando el Papa pronunciará un discurso final. El Vaticano dice que luego formulará medidas de seguimiento para asegurarse de que todos los obispos regresen a casa sabiendo cómo poner en práctica los procedimientos contra el abuso.

Fuente: reuters.com