Salud y Arcsa confirman que Machala consume agua con arsénico
Autor:

Redacción Digital

Dos de los siete pozos que tiene la Empresa Pública de Agua Potable de Machala están contaminados por el arsénico, lo que causarían daños en la salud de las personas que lo consumen. Así lo informó la Agencia de Regulación y Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) en un comunicado, al detallar que tras la toma de muestras se detecto este metal pesado.

VIDEO | La Policía Nacional recapturó a cinco sujetos que fugaron de la cárcel de Machala, provincia de El Oro.

El análisis fue expuesto ante la Comisión de Participación Ciudadana de la Asamblea el miércoles pasado. Darwin Pereira, asambleísta por El Oro, aseguró durante su intervención que la irregularidad sanitaria ha causado afectaciones en la salud de los habitantes, enfermedades en la piel y a nivel estomacal.

En el lugar también acudió el ministro de Salud, José Rúales, quien advirtió que el consumo de materiales pesados, como el arsénico, plomo, mercurio y otros, es perjudicial para la salud.

IESS de Machala conforma una comisión por las denuncias recibidas

Sanciones

Saddam Vélez, representante de la Agencia de Control Sanitario, informó que “se interpuso una denuncia ante la Fiscalía en contra de la Empresa de Agua Potable de Machala para que se tomen las medidas necesarias por la contaminación del líquido vital con material pesado.

La empresa de agua potable fue sancionada por la Agencia Sanitaria con dos multas de 10 salarios básicos unificados, tal como lo establece la Ley Orgánica de Salud en los artículos 146 y 233. Así lo informó este jueves 21 de julio en un comunicado.

"En las inspecciones efectuadas a dicha planta, Arcsa evidenció la irregularidad en los niveles de medición de arsénico en el agua potable, por lo que inició un proceso sancionatorio por incumplir lo establecido en la ley", reza el comunicado.

¿Qué es el arsénico?

Es un elemento de origen natural presente en la corteza terrestre y aparece principalmente en fenómenos naturales, como en la erosión o en la desintegración de rocas.

Según un informe de la Organización mundial de la Salud (OMS), la exposición prolongada al arsénico a través del consumo de agua y alimentos contaminados puede causar cáncer y lesiones cutáneas. También se ha asociado a problemas de desarrollo, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad y diabetes.