Sacerdote presumía de usar costosos zapatos y bolsos de marca

dic. 12, 2018

Un sacerdote ortodoxo ruso que lucía bolsas y calzados de marcas de lujo en su cuenta de Instagram se ha convertido en el centro de atención en medios y redes sociales de Rusia desde hace varios días.

La noticia se hizo viral después de que un internauta del portal Pikabu se hiciera eco de las fotos del párroco.

En su cuenta, el sacerdote Viacheslav Baskákov, de la ciudad rusa de Tver, compartía imágenes en las que aparecía con bolsas y maletas de Louis Vuitton y zapatos Gucci, así como otras prendas de firmas exclusivas.

Baskákov fue criticado por los usuarios, que vieron su afición al lujo incompatible con el papel de un servidor de la Iglesia. Asimismo, el autor de la publicación en Pikabu se preguntó si el camino laboral que había elegido el párroco era el correcto.

Después de que la historia se hiciera viral, el sacerdote eliminó su cuenta en Instagram y limitó el acceso a sus otras redes sociales. Por su parte, la diócesis de Tver, que tachó las fotos de "mal gusto", prometió que el caso será estudiado por una comisión disciplinaria.

Tras el escándalo, Baskákov escribió una carta expresando su remordimiento que fue publicada en un portal ortodoxo ruso. El clérigo se disculpó alegando que varios de los productos no le pertenecían y simplemente tomó las imágenes en una tienda de lujo.

"Sí, esas son fotos mías, sacadas hace un año o un poco más. Pero no todas las cosas me pertenecen, especialmente las chanclas y la maleta grande, son fotos que hice dentro de una tienda. Ningún sacerdote puede permitirse comprarlas. Y no hay necesidad". escribió.

"Ahora veo que esas fotos son estúpidas, infantiles, incluso pecaminosas. En aquellos días intentaba ser una persona abierta", señaló.

Según el sacerdote, sus "zapatos de Gucci" son en realidad unos zapatos sencillos con unas hebillas que cosió él mismo para hacerlos parecer más alegres. Asimismo, confesó que padece de una neuralgia del trigémino y el médico le aconsejó cambiar cosas en su ambiente para aliviar la enfermedad. En su misiva, Baskákov quiso subrayar que no era rico en absoluto y que gran parte del dinero que tiene se lo tiene que gastar en medicinas.

El profesor de la Academia Teológica de Moscú Andréi Kuráev opina que es más probable que la comisión no le prive a Baskákov de un rango eclesial puesto que no cometió crímenes en el seno de la iglesia. "En este caso, el sacerdote no cometió ningún delito canónico: la estupidez o vanidad en exceso no están consideradas así", dijo el profesor al rotativo ruso.

Fuente: debate.com.mx