Reino Unido confirma su primera muerte por variante ómicron

El primer ministro, Boris Johnson, ha confirmado el primer fallecimiento a causa de la variante ómicron en Reino Unido. Asimismo, la nueva cepa representa ya el 40 % de los casos registrados en Londres.

En declaraciones a los medios durante una visita realizada a un centro de vacunación en el barrio de Paddington, en el oeste de la capital británica, este lunes, Johnson advirtió de que "tristemente, ómicron está produciendo hospitalizaciones y al menos un paciente ha fallecido" por ella.

OMS: No hay indicios de que Ómicron cause cuadros más graves de Covid-19

"Esta idea de que [la variante] es una versión más suave del virus es algo que debemos aparcar y reconocer la rapidez con la que se acelera [su propagación] entre la población. Así que lo mejor que podemos hacer es ponernos todos la dosis de refuerzo" de la vacuna, resaltó Johnson.

El jefe del Ejecutivo anunció ayer que desde hoy se ofrecerá la dosis de refuerzo contra la covid-19 a todos los mayores de 18 años en Inglaterra -siempre que hayan pasado al menos tres meses desde la segunda dosis- a fin de combatir la "marea" de infecciones que se prevé llegará al país.

Ómicron podría producir entre 25 000 y 75 000 muertes en Reino Unido

Un modelo epidemiológico difundido este sábado predice entre 25 000 muertes, en el escenario más optimista, y 75 000, en el más pesimista, por la variante ómicron en los próximos cinco meses en el Reino Unido si no se adoptan restricciones más duras.

El estudio -que todavía no ha sido revisado por expertos independientes- ha sido elaborado por la prestigiosa Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y sugiere que la nueva ola de coronavirus puede traer más casos y hospitalizaciones que en enero de este año.

En sus proyecciones, los científicos se fijaron en dos posibles escenarios: uno, el "optimista", en el que la variante tiene baja capacidad de escapar al sistema inmune y las dosis de refuerzos son muy efectivas, y el pesimista, donde ómicron puede esquivar la inmunidad y la vacuna no es efectiva.

Estas posibilidades, recuerda el estudio, se refieren únicamente a si no se toman medidas adicionales a las actuales en el Reino Unido, donde el uso de mascarilla es obligatorio en la mayoría de recintos cerrados y se recomienda el teletrabajo.