¿Qué pasa si nunca se desarrolla una vacuna para el coronavirus?

A medida que los países permanecen congelados en el encierro y miles de millones de personas pierden sus medios de vida, las cifras están presionando para que suceda un cambio que marcaría el final de la pandemia del coronavirus: una vacuna.

Pero hay otra posibilidad, el peor de los casos: que nunca se desarrolle ninguna vacuna. En este resultado, las esperanzas de la gente se elevan repetidamente y luego se desvanecen, ya que varias soluciones propuestas se caen antes del obstáculo final.

En lugar de erradicar el covid-19, las sociedades podrían aprender a vivir con él. Las ciudades se abrirían lentamente y se devolverían algunas libertades, pero con una correa corta, si se siguen las recomendaciones de los expertos. Las pruebas y el rastreo físico se convertirán en parte de nuestras vidas a corto plazo, pero en muchos países, una instrucción abrupta de autoaislamiento podría llegar en cualquier momento. Se pueden desarrollar tratamientos, pero los brotes de la enfermedad aún podrían ocurrir cada año, y la cifra global de muertes continuaría aumentando.

Es un camino raramente apoyado públicamente por políticos, que hablan con optimismo sobre los ensayos en humanos que ya están en marcha para encontrar una vacuna. Pero muchos expertos se toman muy en serio esa posibilidad, porque ya sucedió antes. Varias veces.

Desde hoy los adultos mayores podrán recibir la tercera dosis contra el Covid-19

Imagen: Relacionada a la noticia

“Hay algunos virus contra los que todavía no tenemos vacunas”, dice el Dr. David Nabarro, profesor de salud global en el Imperial College de Londres, quien también se desempeña como enviado especial a la Organización Mundial de la Salud para covid-19. “No podemos asumir absolutamente que una vacuna aparecerá, o que si aparece pasará todas las pruebas de eficacia y seguridad”.

“Es absolutamente esencial que todas las sociedades en todas partes se pongan en una posición en la que son capaces de defenderse contra el coronavirus como una amenaza constante y de poder vivir la vida social y la actividad económica con el virus en nuestro medio”, dijo Nabarro a CNN.

La mayoría de los expertos siguen confiando en que una vacuna covid-19 eventualmente se desarrollará, en parte porque, a diferencia de enfermedades previas como el VIH y la malaria, el coronavirus no muta rápidamente.

Muchos, incluido el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, el Dr. Anthony Fauci, sugieren que podría ocurrir de aquí a un año o 18 meses. Otras figuras, como el director médico de Inglaterra, Chris Whitty, se han corrido hacia el extremo más distante del espectro, lo que sugiere que un año puede ser demasiado pronto.

Pero incluso si se desarrolla una vacuna, hacerla realidad en cualquiera de esos plazos sería una hazaña nunca antes alcanzada.

“Nunca hemos acelerado una vacuna a un año o 18 meses”, dijo a CNN el Dr. Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Baylor College of Medicine en Houston. “No significa que sea imposible, pero será un logro heroico”.

“Necesitamos el plan A y el plan B”, dice.

EE.UU. ofrece cervezas y cortes de pelo para aumentar tasa de vacunación contra el coronavirus

Imagen: Relacionada a la noticia

En 1984, la entonces secretaria de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Margaret Heckler, anunció en una conferencia de prensa en Washington que los científicos habían identificado con éxito el virus que luego se conoció como VIH, y predijeron que una vacuna preventiva estaría lista para ser probada en dos años.

Casi cuatro décadas y 32 millones de muertes después, el mundo todavía está esperando una vacuna contra el VIH.


Fuente: CNN