¿Por qué tantas personas en China se están convirtiendo en sirenas? | TC Televisión

¿Por qué tantas personas en China se están convirtiendo en sirenas?

En un día normal, la Laguna Embajador dentro del complejo chino Atlantis Sanya, en la isla de Hainan, alberga unas 86.000 criaturas marinas de más de 280 especies animales.

Sin embargo, el 23 de abril este acuario enorme le dio la bienvenida a 100 sirenas que agitaban sus colas multicolores mientras se deslizaban por el agua con movimientos coreografiados.

¿El objetivo? Romper el récord Guinness del mayor espectáculo de sirenas submarinas, como parte de las celebraciones del tercer aniversario del hotel y el complejo.

Liderando el ‘cardumen’ estaba Dada Li, una de las pioneras del país en este deporte y embajadora de China ante la PADI, la asociación de buceo más grande del mundo.

Al igual que la apnea o buceo libre (freediving), quienes bucean como sirenas no llevan tanque ni utilizan ningún tipo de ayuda externa, salvo la cola de sirena. Pero los dos estilos tienen grandes diferencias en términos de los movimientos.

«Los principiantes en el buceo libre suelen usar dos aletas, que permiten mover las dos piernas alternativamente, pero la cola de sirena une las dos piernas y no se pueden mover libremente», explica Li a CNN Travel.

«En cambio, tenemos que usar el vientre y la cintura para movernos como un delfín. Se requiere práctica para que este movimiento sea suave y elegante como una verdadera sirena».

La primera experiencia submarina de Li fue en las aguas de las islas Phi Phi de Tailandia, en 2012. Desde ese momento quedó cautivada.

«El mundo bajo la superficie del océano se ve completamente diferente al de la tierra. Quedé asombrada por la escena submarina, los peces coloridos y los corales, y también la sensación de estar en el agua», dice Li.

«Desde ese viaje me volví adicta al océano. Luego hice un curso de buceo libre y me convertí en freediver«.

En 2015, cuando Li terminó un curso internacional de juez e instructor de buceo libre, dice que se convirtió en la primera mujer instructora de este tipo de buceo en enseñar en China.

Ese mismo año, utilizó sus habilidades en buceo libre para explorar otra de sus fantasías: convertirse en sirena.

Lo más reciente