¿Por qué Nueva Zelanda quiere olvidar el nombre del atacante extremista?

mar. 19, 2019

El hombre que abrió fuego en dos mezquitas de Nueva Zelanda la semana pasada pudo haber logrado matar a 50 personas, pero la líder del país prometió negarle lo único que realmente quería: notoriedad.

“Nunca me oirás mencionar su nombre”, dijo el martes la primera ministra Jacinda Ardern al Parlamento de Nueva Zelanda.

“Es un terrorista, es un criminal, es un extremista, pero, cuando hablo, no tendrá nombre, y a los demás les imploro: digan los nombres de los que murieron en ese lugar en vez del nombre del quién los mató. Puede que haya buscado notoriedad, pero nosotros en Nueva Zelanda no le daremos nada, ni siquiera su nombre”.

Desde la masacre, Ardern, de 37 años, que es la jefa de gobierno más joven del mundo, ha hablado con emoción y empatía, tranquilizando a las familias y actualizando al público con lo último sobre la investigación.

Ha sido su cara, y no la del atacante, la que ha dominado la cobertura de los medios.

Como el sospechoso —gracias en parte a la prohibición de publicar ciertos detalles sobre él— ha sido forzado al olvido, enfrentado el castigo, y se le ha negado la fama que deseaba, Ardern ha recibido elogios internacionales por su manejo de la situación, que la ha empujado hacia el inoportuno papel de, como ella lo expresó, expresar el dolor de una nación.

Fuente: CNN