¿Por qué duele el brazo después de la vacuna contra el coronavirus? | TC Televisión

¿Por qué duele el brazo después de la vacuna contra el coronavirus?

En varias oportunidades se ha hablado que la vacuna contra el coronavirus no evita que nos contagiemos, pero que sí ayuda a que el virus no nos impacte fuertemente. Por eso es que el llamado, es a mantener las medidas sanitarias como el uso de mascarilla, distanciamiento social y el aseo constante de manos.

Los efectos adversos de las distintas vacunas son por lo general leves, pero algo que suele repetirse es el dolor en el brazo pinchado, tal como ocurre con otras dosis como aquella contra la influenza.

Los dolores se hacen más intensos durante la jornada de vacunación, pero se pueden mantener por un par de días. ¿Por qué se preoducen?

La primera explicación es que la vacuna del COVID-19 es una inyección intramuscular que se recomienda inyectarla en el músculo deltoides del brazo. Es allí donde el sistema inmune comienza a actuar al detectar este material desconocido.

Esto da paso a que nuestro sistema utilice varios mecanismos para combatir las infecciones, como son los macrófagos, linfocitos B y linfocitos T que forman parte de los glóbulos blancos.

Según explicó a la National Geographic William Moss, epidemiólogo y director ejecutivo del Centro Internacional de Acceso a Vacunas de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins "a los pocos minutos o incluso segundos de vacunarse o detectar un virus, las células que presentan antígenos envían señales de “peligro”, por lo que nuestro organismo comienza a reaccionar en torno a ellos".

"Esta rápida reacción, conocida como la respuesta inmune innata, involucra una gran cantidad de células inmunes que llegan a la escena y producen proteínas conocidas como citocinas, quimiocinas y prostaglandinas, que reclutan aún más células inmunes y tienen todo tipo de efectos físicos", explica el especialista, argumentando el por qué de la hinchazón y el dolor de brazo.

Además Moss remarcó que "las citocinas dilatan los vasos sanguíneos para aumentar el flujo sanguíneo, provocando hinchazón y enrojecimiento. También pueden irritar los nervios y causar dolor. Las citocinas y quimiocinas inducen inflamación, que también es dolorosa. Las prostaglandinas interactúan directamente con los receptores locales del dolor".

Lo más reciente