Pekín bajo una nube de contaminación en plena COP26

La ciudad de Pekín cerró el viernes los patios de recreo de la escuelas y las autopistas debido a la contaminación atmosférica, en un momento en que China aumenta su producción de carbón en plena COP26 sobre el cambio climático.

El gigante asiático, mayor contaminador del mundo, está siendo criticado en la conferencia internacional que se está celebrando en Glasgow debido a la ausencia de su presidente Xi Jinping.

En momentos en que los Estados tienen que negociar una reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero, China anunció esta semana que aumentó su producción de carbón en un millón de toneladas diarias.

El país, que depende en 60% del la hulla para su producción de electricidad, hace frente en los últimos meses a cortes de energía y ha aumentado en consecuencia su extracción de carbón.

El viernes, numerosas partes del norte de China se vieron sumergidas en una densa niebla tóxica, con la visibilidad en algunas áreas reducida a apenas 200 metros, según la agencia meteorológica estatal.

Las autoridades en Pekín atribuyeron esta contaminación a "condiciones meteorológicas desfavorables y a la expansión de la contaminación regional".

Pero "la causa fundamental de la niebla de contaminación es la combustión de energía fósil", aseguró a la AFP Li Danqing, de la asociación ecologista Greenpeace.

La capital, que acogerá los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero, ordenó a la escuelas suspender las clases de educación física y las actividades en exterior.

La escasa visibilidad también provocó el cierre de autopistas que conectan con grandes ciudades como Shanghái, Tianjin o Harbin.

La contaminación registrada el viernes por la mañana por una estación en la embajada estadounidense en Pekín alcanzaba niveles "muy nocivos" para la población, indicó la misión diplomática.