"Pase estos últimos años como un animal": Madre mantenía a su hija encadenada
Autor:

Redacción Digital

Una pesadilla vivió María, una joven de 21 años, quien fue secuestrada, encadenada y torturada por su propia madre, una mujer de 46. El hecho ocurrió en Italia, específicamente en el municipio Aiello del Sabato.

La joven fue rescatada luego de que su hermana menor, 18 años, rompiera el silencio y acudiera a las autoridades para contar lo que sucedía en la vivienda.

Las autoridades italianas aseguran que los malos tratos a los que se enfrentaba la chica eran constantes; sin embargo, empeoraron desde hace tres años.

En el 2018, la joven huyó de su casa, pero tras las denuncias de su madre la policía la encontró en un bosque. Una vez devuelta al seno familiar los ataques de la progenitora empeoraron.

“Yo no podía lavarme, ni mi madre me lavaba la ropa, así que incluso en la escuela me llamaban 'apestosa'. Cuando tengo la regla, mi madre solo me da pañuelos para usar, sin toallas higiénicas, entonces es una situación indescriptible para mí", contó a la policía María, según el medio italiano Corriere del Mezzogiorno.

"Ella fue tan lejos como para apagar los cigarrillos en mi pecho. Mi madre tampoco quería que fuera a la escuela”, denunció.

Cristiano Ronaldo comparte una fotografía junto a su hija recién nacida

Las agresiones se volvieron rutinarias hasta que un día definitivamente la mujer encadenó a su hija dentro de una habitación de donde no volvió a salir.

“Me dejó amarrada en el dormitorio una mañana diciéndome que tenía que ir de visita y que más tarde volvería y me llevaría escaleras arriba. Desde ese día, sin embargo, nunca he salido de esa habitación".

"Me pasaba los días amarrada, con las persianas bajadas, en ayunas y sin agua, obligada a hacer mis necesidades en el balde . Así pasé los últimos tres años de mi vida, como un animal”, dijo la joven.

La mujer tenía otros cinco hijos y vivía con su esposo. Todos estaban conscientes de los maltratos, pero no denunciaban por temor a que la madre les hiciera lo mismo a ellos.

La policía llegó a la vivienda, liberó a la joven y detuvo a la madre, de 47 años. El padre debe cumplir ahora una medida de alejamiento y los hijos menores quedaron bajo custodia de las autoridades.