Nuevos detalles sobre el disparo mortal del actor Baldwin con arma de utilería

El actor Alec Baldwin estaba ensayando una escena en la que apuntaba con una pistola de utilería al lente de la cámara cuando disparó mortalmente a la directora de fotografía Halyna Hutchins, según los nuevos detalles de la tragedia difundidos el lunes.

El director de la película, Joel Souza, quien estaba de pie detrás de Hutchins cuando se disparó el arma y fue herido en el hombro, dijo que escuchó algo que "sonó como un látigo y luego un fuerte estallido", indica la orden de búsqueda y aprehensión a la que tuvo acceso la AFP.

El equipo estaba rodando un western de bajo presupuesto llamado "Rust" en el estado de Nuevo México, en el sur de Estados Unidos.

"Alec (Baldwin) estaba sentado en un banco de iglesia del set, practicando su desenfunde", informa el documento. El director miraba por encima del hombro de la directora de fotografía de 42 años, que recibió un disparo en el torso el jueves y fue declarada muerta horas después.

Luego del disparo, la cineasta "se agarró el abdomen" y dijo que no sentía las piernas, testificó el director, añadiendo que "empezó a tropezar hacia atrás" y fue "ayudada a caer al suelo".

El camárografo Reid Russell, que estaba parado al lado de Souza y Hutchins, dijo que Baldwin estaba "tratando de explicar como él iba a sacar el arma y dónde estaría su brazo cuando desenfundara el arma".

"Reid no estaba seguro de por qué el arma fue detonada y sólo recordaba el fuerte ruido", dice la declaración jurada.

La escena no fue filmada porque el equipo estaba preparando la escena, dijo el camarógrafo.

El asistente de dirección Dave Halls había dicho que el arma estaba "fría", es decir, no estaba cargada con una bala real, según el término que se emplea en la jerga cinematográfica.

Sin embargo, Souza dijo que "no estaba seguro" de si el arma había sido revisada de nuevo tras una pausa para almorzar del equipo.

Alec Baldwin dice que el tiroteo fatal fue "uno en un billón"

Imagen: Relacionada a la noticia

La investigación, que sigue en curso, aún no ha deslindado responsabilidades por el tiroteo y no se han presentado cargos. Pero el foco está puesto en quién manipuló el arma.

Además de Baldwin, dos personas manejaron el arma, según Souza, de 48 años, y quien fue dado de alta después de ser atendido en un hospital.

La primera, Hannah Gutiérrez-Reed, es una armera de cine de 24 años. Ella fue la que preparó el arma y la colocó en un carro con otras dos armas. Tras el disparo, resguardó la pistola, recogió los casquillos gastados y los entregó a la policía.

Y luego, el asistente Halls, que entregó la pistola al actor y le informó que no estaba cargada.

Halls "no sabía que el arma estaba cargada con munición real", dijo otro informe de un oficial de la Oficina del Sheriff del Condado de Santa Fe.

Descrito como un profesional experimentado, Halls tiene sin embargo una reputación negativa por permitir que se realicen prácticas peligrosas en los rodajes, dijo el domingo la cadena NBC News.